Ni hablar… otros tambien perdieron la oportunidad de un cambio

La esposa de Sarkozy no se ve muy feliz, tal parece que ni ella lo soporta.

Estoy triste porque Mme. Ségolène Royal fue derrotada ayer por Nicolas Sarkozy, es una pena que me trae a la memoria los agravios sucedidos en México en julio del 2006. Pero ni hablar, allá en Francia ni siquiera queda el consuelo de un posible fraude, tampoco el que Sarkozy resulte tan limitado, timorato, mocho y demás lindezas ostentadas por Felipe Calderón Hinojosa. No, a diferencia de nuestro minipresidente michoacano, el galo ostenta en en similares porcentajes tanta inteligencia como perversidad. Eso es lo malo, a diferencia de Calderón, Sarkozy no simulará, él si aplicará mano dura, durísima, contra inmigrantes y contra aquellos a quienes en el otoño de 2005 (y sin ningún pudor) llamó “la escoria de la sociedad”; ese es el talante del electo Presidente de la República Francesa: derechista y neoliberal; clasista, racista y nacionalista en el peor concepto del término. Por si fuera poco, quiere un acercamiento con Washington y eso si que está grave ¿que político decente tiene como prioridad acercarse al desgraciado de Bush? Pobre Francia, pobres de los franceses

Partidarios de Mme. Royal lloran tran conocer los resultados.

Sègólene tras aceptar su derrota.

Lo salvable del fin de semana fueron los 20,000 chilangos que se despojaron de sus ropas y posaron en cueross para el célebre fotógrafo gringo Spencer Tunick. Las imágenes fueron tomadas en pleno zócalo de la Ciudad de México, enfrentito de la Catedral Metropolitana donde oficia Norberto Rivera quien, pese a no ser parte los modelos nudistas, no se salvó de unos atentos recordatorios por parte de los encantadores y deshinibidos encuerados.

Anuncios